miércoles, 3 de mayo de 2017

Tumbarse en la arena y disfrutar de una web porno

A esas alturas del año, cuando no se puede decir que haya empezado la temporada estival, ya han sido varios los días en que hemos podido disfrutar del sol y el mar en las playas de nuestro país, y empezar a practicar algunos de nuestros deportes favoritos. Pero el clima no acaba de acompañar, y como tan pronto hace un tiempo esplendoroso como llega viento del norte y el frío vuelve a rodearnos, las competiciones no acaban de arrancar, así que nos encontramos en un parón deportivo.

Así que en esta tesitura, y en vez de andar buscando y preparando un equipo que quizá vais a tener que guardar sin haberlo utilizado siquiera, yo os recomiendo que hagáis como miles de turistas han hecho últimamente, y os vayáis a la playa sólo con la intención de disfrutar de ella. ¿Habéis probado tumbaros en la arena, sobre una toalla en una mañana de sol, y relajaros sin pensar en nada más haciendo algo que os guste mucho? No sabéis lo que os estáis perdiendo.


Porque yo tengo que confesar que me encanta hacerlo, y que mi actividad favorita cuando lo hago es ver videos porno. Gracias a la tecnología 4G, hoy tienes en tu móvil acceso a la red donde quiera que vayas, y eso significa acceso sin fin a un montón de contenido pornográfico. Siempre he llevado una vida sana, practicando deporte y sin dejarme llevar por malos vicios, y no considero que tener inclinación por el porno sea algo nocivo ni me constituya un problema: de hecho, me ha dado muchos buenos momentos en mi vida.

Me encanta sentir el calor del sol y la brisa marina mientras veo videos porno en Xtube, e ir saltando de categoría en categoría durante horas, sin decantarme por ninguna en particular y disfrutando de todas a la vez. Como no soy demasiado exquisito, puedo decir que me gusta cualquier tema, aunque puede que algunos en demasía escabrosos, degenerados o extremos no sean del todo de mi agrado; pero en general no suelo tener demasiadas exigencias.

Otra web de videos xxx que me encanta es Keezmovies; y aquí, que suele tener un montón de videos amateur, no sólo de actores porno sino de muchos aficionados, sí que hay una categoría que me llama la atención: la de parejas follando en la calle. No sé qué me da más morbo, si el pensar que una pareja puede ponerse tan ricamente a hacer el amor en la calle y grabarse, o que simplemente usen a un amigo o a cualquier desconocido que pase por allí para que haga la grabación. Sea lo uno o lo otro, a mí me pone palote perdido.

Y en fin, aparte de alguna que otra situación comprometida por culpa de mi polla empalmada sin previo aviso, siempre he disfrutado mucho con esa actividad cuando me relajo frente al mar. Lo recomiendo encarecidamente, porque no creo que haya nadie a quien le siente mal un poco de excitación y material porno en su vida, ¿qué pensáis vosotros?

viernes, 20 de enero de 2017

Disfrutar del mar haciendo deporte


Hola amig@s, ahora que sufrimos las inclemencias del tiempo propio en invierno con esta ola de frío siberiano, debe reconocer que no es el mejor momento para pensar en deportes que practicar en el mar. Pero como no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista, esperemos que llegue la primavera, o al menos que se calme la situación.

Cuando el ser humano se introdujo en el mar y aprendió a surcarlo, no estaba pensando ni mucho menos en su ocio, aunque supongo que también alguno que otro sentiría vocación marinera, y a la mejor salir a pescar era también para él una diversión, además de un modo de vida. La primera actividad que se pudo considerar como un deporte acuático fue la natación, esencial para todos aquellos que vivían cerca del mar, aunque más como una manera de proteger su vida frente a inundaciones o naufragios que como recreo.

La natación nació como una forma de protección frente al mar, pero luego adquirió tintes de enseñanza, y en todo el mundo clásico se consideraba que una persona ilustrada debía saber al menos leer y nadar, con lo que esta disciplina se inculcaba a toda la clase alta como parte de su educación; para los pobres seguía siendo un medio de diversión y de seguridad. Como curiosidad, se sabe que los fenicios entrenaban a grupos de hombres en técnicas natatorias profesionales, para que en caso de naufragio pudieran salvar no sólo vidas humanas, sino también todo la carga que se pudiera.

Durante la época clásica, en Grecia y Roma, la natación sí que se convirtió en una manera de divertirse y, en fin, lo que ahora nos parece un deporte en sí. Los bárbaros que acabaron con el Imperio Romano también eran buenos nadadores, pero en la Edad Media, a causa del puritanismo religioso y de la creación de la sociedad feudal, el nadar se convirtió en una actividad sólo para los aspirantes a guerreros, pero fuera del alcance de la plebe, que no tenía tiempo de divertirse tras trabajar de sol a sol.

El Renacimiento trajo consigo un resurgir de este deporte, pero siempre unido a la condición de aristócrata o clase alta. Pero no fue hasta el siglo XIX que empezó a verse como una competición, curiosamente a causa de una hazaña del famoso Lord Byron, que cruzó a nado el estrecho del Helesponto, que separa Europa de Asia;  a partir de ahí, como digo, la natación no sólo era una forma de ocio, sino que también empezó a practicarse de manera profesional y a organizarse competiciones.

También aparecieron a principio del siglo pasado, tras la revolución industrial, otras formas de disfrutar del agua, instaurándose la vela como otro deporte estrella, practicado como casi siempre por las clases altas. Y entrando el siglo, los deportes acuáticos aumentaron y se diversificaron, aprovechando para ello todos los avances industriales y mecánicos que se iban descubriendo.

Hoy en día son muchas las actividades de recreo o competición que se pueden realizar en el agua, ya sea en ríos, lagos o en el mar. Se dividen en tres categorías principales: en el agua, sobre el agua y bajo el agua, y son un gran número para que los aficionados al mar puedan elegir a su antojo el que prefieren practicar en un momento determinado.

Si os parece, os hablaré otro día de algunos de estos deportes, los más populares y curiosos, y también os contaré las novedades que vayan surgiendo sobre ellos, porque os lo aseguro chic@s: no hay nada mejor que disfrutar del mar si practicas el deporte que te gusta. Un saludo y hasta pronto.